martes, 23 de septiembre de 2014

El día que las colas del iPhone se convirtieron en un (sucio) negocio



NOTICIA DE ENGADGET.COM

Las colas para comprar un iPhone. Vaya fenómeno. A lo largo de los años hemos presenciado cómo tras cada lanzamiento de un smartphone de Apple, cientos de personas se amontonan en las puertas de las Apple Store, esperando su apertura para hacerse con el codiciado teléfono de turno.

Hace tiempo de hecho que dejaron de ser casi noticia, convirtiéndose ya en una bonita e idílica estampa habitual en cada estreno manzanero, sin embargo, esta vez las cosas han cambiado.

Sí, el pasado viernes de nuevo se volvieron a formar kilométricas colas en las principales tiendas de EEUU, con la diferencia de que esta vez las personas que las formaban tenían otras intenciones a la hora de comprar un iPhone 6 o un iPhone 6 Plus que distan mucho de la pasión y felicidad que la compañía de Tim Cook nos transmite.

El vídeo que tienes sobre estas líneas ha sido grabado por Casey Neistat, productor y director de cine, especialmente conocido por su prolífica actividad en YouTube.

Neistat, cámara en mano, se fue el pasado jueves, 18 de septiembre, a las Apple Store de varios puntos de Nueva York y la estampa que se encontró no podía ser más desconcertante.

Prácticamente un 95% de las personas que formaban las colas eran asiáticos que casi no hablan inglés y que iban en grupos. La primera de la fila en la tienda del SoHo, por ejemplo, era una señora (llevaba más de 20 horas en la calle) que podía pasar perfectamente los 70 años, amoldándose difícilmente al perfil de consumidor de smartphones de alta gama. ¿Qué hacía ahí entonces? La respuesta la encontramos en el negocio de la reventa de terminales.

Los compradores se organizan en grupos -Apple solo permite la compra de dos unidades por persona- y hacen cola durante largas horas para poder hacerse con teléfonos que luego revenderán en China por el doble de lo que les costó. Como recogen también los chicos de Gizmodo en español, estas personas suelen llevar apuntados en un papel los modelos que les han encargado, a menudo se comunican con los vendedores por gestos para indicar el iPhone concreto que quieren adquirir, y pagan siempre en metálico -el dinero se lo facilita un cabecilla de grupo un poco antes de que la tienda abra sus puertas.

Cuando salen de la tienda, algo que también ha podido recoger el vídeo que tienes más arriba, se reúnen con otra persona, encargada de dirigir la operación, y le pasan la mercancía. Los billetes no tardan en salir de los bolsillos y la imagen de asiáticos guardando cajas y recontando dólares se repite a cada paso, de manera realmente descarada y sin que nadie haga (o pueda hacer) nada por evitarlo.

En las próximas horas (o mañana a más tardar) es probable que recibamos el típico comunicado de la compañía en el que se anuncie lo saludables que han sido sus ventas en "el primer fin de semana del iPhone 6" pero, ¿cómo de dañinas pueden resultar estas imágenes a la credibilidad de los números de la firma?

La magia de las colas de Apple hace tiempo que desapareció. Y dudo mucho que en Cupertino estén contentos con ello.

|----------|
The lines to buy an iPhone. Go phenomenon. Throughout the years we have witnessed after each launch of a smartphone from Apple, hundreds of people crowded into the doors of the Apple Store, waiting for his opening to clinch the coveted your turn.

Long time indeed almost ceased to be news, since becoming a regular pretty idyllic manzanero stamped on each release, but this time things have changed.

Yes, last Friday they again returned to form long queues at major retailers in USA, with the difference that this time the people who were had other intentions when buying an iPhone 6 or iPhone 6 Plus that far much passion and happiness that the company conveys Tim Cook.

The video you have on these lines has been recorded by Casey Neistat, producer and film director, best known for his prolific activity on YouTube.

Neistat, camera in hand, left last Thursday, September 18, at several points Apple Store in New York and found the picture that could not be more confusing.

Almost 95% of people who were queuing were Asians who speak little English and went in groups. The first in line at the store in SoHo, for example, was a lady (wearing over 20 hours on the street) that could easily pass 70 years, hardly conforming consumer profile of the high-end smartphones. What was there then? The answer is in the business of reselling terminals.

Buyers are organized into groups -Apple only allows the purchase of two units per person-and queue for long hours so they can get phones in China then resold for double what it cost them. As also collect Gizmodo boys in Spanish, these people usually have signed on paper models have been commissioned, often communicate with vendors gesture to indicate the specific iPhone who want to acquire, and always pay in cash-the money is what makes a leader and group shortly before the store opens.

When leaving the store, which also has been able to collect the video you have above, meet with another person, responsible for directing the operation, and they pass the goods. Tickets are soon out of the pockets and the image of Asian saving dollars boxes and recounting is repeated at each step, really blatantly and without anyone doing (or can do) anything about it.

In the next few hours (or tomorrow at the latest) are likely to receive the typical company statement on how healthy that sales have been "the first weekend of iPhone 6" is announced but how harmful of Do these images may be the credibility of the numbers in the signature?

Magic Tails Apple has long since disappeared. And I doubt they're happy with it in Cupertino.

No hay comentarios: